martes, 10 de abril de 2018

911


Gané 6-3 y 6-3 mi segundo partido de tenis, jugado en Móstoles. Y no deslució mi victoria que mi rival contara con 61 años, estuviera recién operado de una rodilla y viera menos que Milton y Homero juntos. ¡La rabia y la idea renacen de sus cenizas! ¡Los mirlos de Madrid se posan en mi hombro! ¡El puma de Carabanchel ha vuelto!